Es un espacio para compartir mi visión de la Felicidad y sus vínculos con todos los aspectos de la vida, el hogar, el amor, los afectos, el trabajo, la sociedad, la política, la educación, la economía, la ciencia, la empresa y más.
La Felicidad es una tarea individual y colectiva, requiere un esfuerzo constante de todos nosotros, se relaciona e influye en todo, es un elemento vital para tener un mundo mejor.

martes, 4 de abril de 2017

Felicidad posverdad y ...


En los últimos tiempos se viene imponiendo un nuevo termino “posverdad”. Un concepto muy utilizado en todo lo que requiera la aceptación masiva de la gente, desde la política y todo lo implícito en ello, el manejo interesado de noticias e información, hasta la comercialización de mercancías, enfatizando los elementos útiles de la información, de los hechos, para su causa, sin dar el contexto general. 

Se intenta colar como algo novedoso, como algo que debe aceptarse, pero en realidad no deja de ser la vieja media verdad, la mentira, el cuento chino con el cual alguien intenta manejar los hilos de nuestras emociones para su propio beneficio. No pretendo ser un puritano, pues todos de un modo u otro utilizamos las emociones para impactar en los demás y lograr algo.

Utilizando distintas técnicas de marketing y comunicación desarrolladas a lo largo del tiempo, desde los conocimientos empíricos, utilizan nuestras emociones, nuestra zona de confort, nuestra ambición, nuestras expectativas, nuestros deseos, nuestro afán de felicidad, para imponernos determinadas ideas, productos, servicios que no necesitamos y creencias religiosas, así como una infinidad de otros aspectos de la vida. 

De todos modos, insisto en que no debemos permitir que nadie maneje nuestras emociones a su antojo, nosotros debemos ser quienes con nuestro trabajo duro, con nuestro esfuerzo, con nuestra actitud positiva generemos la alegría, la ilusión, la buena onda, la felicidad y el amor necesarios para nosotros y nuestro entorno.


Solo haciendo el esfuerzo de vivir cubriendo nuestras necesidades básicas, desechando lo superfluo, analizando sinceramente lo que nos ofrecen con el bombardeo mediático diario, disfrutando y gozando de nuestras propias emociones, podremos ser algo más libres, aunque nadie es totalmente libre, siempre dependemos de alguien.